Conoce tus derechos laborales



Encuesta


Usted es el visitante

clocks for websitecontadores web

¿Qué es el observatorio?

El Observatorio Laboral de ORMUSA es una herramienta de información y análisis sobre el acontecer laboral y económico de El Salvador, especialmente con temas enfocados en la mujer salvadoreña.

Boletinas

Julio/Agosto 2017

  • Proponen reforma para sancionar acoso laboral y acoso sexual.
  • Salarios minimos, canasta basica y remesas en El Salvador.
Archivo

Noticias Años Anteriores



Este sitio cuenta con el apoyo de BMZ, ICR,pero su contenido es responsabilidad exclusiva de ORMUSA.

Trabajo Decente > Dialogo social

Escasa participación de mujeres en los sindicatos del país

Al mes de julio de 2016, el Ministerio de Trabajo y Previsión Social (MTPS) contabiliza un total de 460 sindicatos constituidos legalmente en El Salvador, de los cuales 117 pertenecen al sector público. Los sindicatos son formados tanto por hombres y mujeres, sin embargo, la participación femenina es mínima, muestra de ello es que de las 206, 887 personas afiliadas a sindicatos activos, (hasta el 2015) el 76% eran hombres y solo el 24% mujeres.



Según la Encuesta de Hogares y Propósitos Múltiples (EHPM) en 2014, de la población económicamente activa, las mujeres conforman el 41.5%, mientras que los hombres el 58.5%.



Hipotéticamente se podría decir que la baja participación de las mujeres en los sindicatos se debe a la participación de las mujeres económicamente activa. De las 206, 887 personas afiliadas a sindicatos activos si lo desagregamos por sector público y sector privado se estima que en los privados el porcentaje es de 24% para el sexo femenino y un 76% para el sexo masculino; y en el sector público se registra un aumento significativo en la participación de las mujeres, pues cuenta con un total de 35% y un 65% de población masculina. De igual forma, en lo que respecta a la participación de las mujeres en las Juntas Directivas de los sindicatos, el año 2015 cerró con un total de 227 mujeres ; cifra que disminuyó en julio de 2016 cuando se contabilizó 143 mujeres contra un total de 272 hombres , lo que significa un significativo retroceso en la participación de las mujeres en las juntas directivas, ya que en vez de aumentar, disminuyó.

De acuerdo con la investigación “Alianzas Nefastas” elaborado por El Centro de los Derechos Laborales Globales y El Consorcio de Derechos del Trabajador (WRC), es en este mismo contexto que las mujeres también están expuestas al peligro, por el hecho de pertenecer a un sindicato, en esta investigación se afirma que se está convirtiendo en una práctica común entre los empleadores salvadoreños, del sector maquila específicamente, contratar los servicios de miembros de las maras cuando quieren eliminar la presencia de alguna organización sindical independiente. Ejemplo de ello fue uno de los tantos casos dados en 2010, en donde una miembra del sindicato, de la empresa F&D, fue seguida a un mercado frente a la fábrica y allí se le aproximó una persona que parecía ser miembro de una pandilla. Esta persona le alcanzó a la trabajadora un teléfono celular y le dijo, “quieren hablar contigo”. La trabajadora, con mucho miedo, devolvió rápidamente el teléfono y se alejó del lugar. Aunque la persona que la acosó no se identificó, la trabajadora asumió que este incidente estaba relacionado con sus actividades sindicales en F&D, dado que ocurrió cerca de la fábrica poco después de que ella participara en una manifestación fuera de la planta.

Situación general de los sindicatos en El Salvador La situación de éstos en el país, desde hace muchos años atrás, ha sido un tanto vulnerable, puesto que, como los sindicatos son las asociaciones de trabajadores constituidos para la defensa y promoción de intereses profesionales, económicos o sociales de sus miembros, pueden ser vistos como amenazas para los jefes o dueños de las empresas. Las prácticas para poner en vulnerabilidad los sindicatos en El Salvador no son recientes, ya que en las décadas de 1970 y 1980, la guerra civil en el país costó 75,000 vidas , miembros y líderes sindicales fueron a quienes más se apuntó. Escuadrones de la muerte derechistas y tropas gubernamentales persiguieron a aquellos que expresaban oposición al gobierno y sus políticas, matando y “desapareciendo” a líderes y activistas sindicales junto con religiosos, educadores y otros líderes políticos. Finalizada la guerra civil en 1992, los empleadores encontraron nuevas formas para impedir la organización de sindicatos. El uso de “listas negras” proliferó entre empleadores del sector confección durante la década de 1990 y, se dice, continúa hasta hoy en día.

Paradójico es que los sindicatos, en su mayoría, velan por defender los derechos e intereses laborales de la población trabajadora, y estos entes en su lucha tengan que sufrir dificultades y violaciones a sus mismos derechos.

Según el Informe de FESPAD sobre la situación de los Derechos Laborales y Sindicales, El Salvador 2012, la violación de la libertad sindical es más abierta en el sector privado. En este sector la violación de éste se manifiesta, principalmente, en la obstrucción de la formación de organizaciones sindicales mediante el despido para aquellos que tengan la intención de sindicalizarse. Otra práctica reiterada es impedir el ingreso a los directivos sindicales al centro de trabajo, pero sin despedirlos formalmente.

Por otra parte, la afectación de la libertad sindical en el sector público adquiere características propias. En relación a los dirigentes sindicales, muchas autoridades no respetan el denominado fuero sindical – garantía de estabilidad laboral establecida en el artículo 47 de la Constitución-aludiendo que no hay marco legal secundario que lo establezca, como sí sucede para el sector privado en razón de lo dispuesto en el Código de Trabajo. Así, se han presentado diversos casos en que los trabajadores han sido despedidos o sancionados a pesar de su calidad de directivos sindicales. Igualmente, otro de los derechos violados es la contratación colectiva (FESPAD, 2012).

Representación laboral sindical

A noviembre 2014, el Ministerio de Trabajo registra un total de 466 sindicatos activos en El Salvador, de los cuales 367 son del sector privado y 99 del sector público.

Según el documento Mujer y Mercado Laboral 2012, solo el 16% de la población trabajadora está sindicalizada. La tasa de afiliación de las mujeres es del 8.2% y la de los hombres es del 20.4%, lo que indica que los sindicatos son espacios muy masculinizados.

En el país, existen reiteradas denuncias de personas trabajadoras y estudios que evidencian persecución y represión sindical en todos los sectores productivos (público, privado y municipal), lo que repercute en el bajo nivel de afiliación de las personas trabajadoras.

En el balance de denuncias a los derechos laborales presentada por la Concertación por un Empleo Digno para las Mujeres (CEDM) en los últimos años, siempre han estado presentes numerosos casos de restricciones a la libertad y organización sindical en los diferentes sectores productivos.

Además del acoso patronal, se identifica una brecha de género importante en cuanto a la participación de las mujeres ya sea como afiliadas o en cargos de dirigencia. En Juntas directivas, se registra un total de 365 integrantes del sexo masculino y 209 mujeres, en términos de afiliación, se calcula que el 23.1 son mujeres y el 76.9 son hombres (Datos del Ministerio de Trabajo de El Salvador).

La Encuesta de Hogares de Propósitos Múltiples 2013, informa que a ese año, la cantidad de hombres ocupados era de 57% y 43% de mujeres.

Sin duda, a la menor participación de las mujeres en el mercado laboral formal y el ambiente hostil contra los sindicatos, se suman otros factores que desmotivan a las mujeres a participar en estos espacios, por ejemplo, la falta de una agenda sindical con visión de género, la carga reproductiva de las mujeres, conductas misóginas y androcéntricas de los dirigentes que coartan la participación y toma de decisiones por parte de las mujeres, entre otros.

Situación Sindical en El Salvador

De acuerdo a estudios realizados por diferentes organizaciones y asociaciones sindicales, la constitución de sindicatos ha aumentado en gran manera en más del 50% desde el año 2002 cuando se contabilizaban 130 sindicatos, al año 2009, que se registran 430.

 

Afiliación por Sexo- año 2008

 

Crecimiento Sindical y Variación de Afiliación por año en El Salvador

 

Leer más


loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loans loansloans loans loans loans loans loans loans insurance insurance mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage mortgage insurance insurance insurance insurance insuranceinsurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insuranceinsurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance insurance